Descubriendo el destino

Camilo jugaba como siempre en el pequeño patio que existe a la entrada de su casa, tenía exactamente siete canicas. Cada una de ellas tenía un nombre y un poder especial, pero por supuesto, siempre existe una favorita. La de él se llamaba vulcano, al igual que el dios del fuego en la mitología romana. […]

Leer más Descubriendo el destino