Caminando por la vida

Con frecuencia me hago preguntas que no logro responder; divago, cuestiono y en muchas ocasiones me atormento con ellas. Al final, siempre desembarcan en el mismo puerto: un post en esta página.

Normalmente las cuestiones sobre las que escribo tienen resuelto en parte o en su totalidad el final; en otras ocasiones no lo tienen y solo empiezo a teclear para ver si de esta forma las palabras se encuentran con otras que den una respuesta a esas dudas existenciales que tienden a encallar en la garganta y que fastidian hasta no ser tomadas en cuenta.

La pregunta de hoy. Hace unos cuantos días estaba conversando con mi hermano mientras fumábamos un cigarrillo. Entre palabras de ida y vuelta me dejó con una inquietud que hasta este preciso momento no logro apaciguar. Me dijo que las personas viven corriendo, que todo pretenden alcanzar en escasos momentos de tiempo y así se les va la vida. Yo lo veía con incertidumbre hasta que con gran acierto puso un ejemplo que me dejó las cosas mucho más claras: “Todo el mundo quiere ir por las escaleras eléctricas cuando junto a ellas están las normales; no disfrutan el momento”.

Bingo. Para mí eso fue suficiente material como para pensar durante algún tiempo. Al día siguiente estaba caminando por la ciudad con varios apuros, siempre estamos corriendo de un lado a otro y la vida se nos pasa ‘sin querer queriendo’. Finalizadas ciertas tareas decidí bajar las revoluciones mientras la conversación de las escaleras eléctricas regresaba a mi memoria. Ya no quise correr, ya no estaba dispuesto a ir apurado hacia la próxima tarea; que demore lo que sea necesario.

Caminé despacio, tan despacio que no recordaba la última vez que me había regalado un momento así. Veía lo mismo que siempre se presenta ante mis ojos, pero ahora tenía un color distinto, un aura que me cuesta describir con palabras. Los rostros de las personas eran los que me procuraban mayor curiosidad, en su gran mayoría iban un poco perdidos, como queriendo llegar a cualquier lugar aún sin tener certeza de la decisión que los hacía caminar con el apremio que yo había tenido minutos antes.

Cumplí mi última tarea con el tiempo pausado, no fue necesario correr para hacerlo, ahí estaba, respirando tranquilamente, sonriendo a la vida; así, sencillo. En este trayecto inevitablemente mi cabeza dibujaba ideas, recordaba momentos e intentaba hilvanar los hechos presentes con la conversación mantenida con mi hermano. Lo resumo en dos puntos.

Walk. Una canción de Foo Fighters que me marcó justo a mis veinte años, allá por el 2012. Lo siento, ahora que lo escribo no deja de sorprenderme el paso del tiempo, tengo esa canción clavada en lo más profundo de mi alma y leer que son siete años de la primera vez que la escuché me parece sorprendente. Continúo, disculpen la distracción. Cito una pequeña estrofa de la canción: “I’m learning to walk again, I believe I’ve waited long enough, Where do I begin? I’m learning to talk again Can’t you see I’ve waited long enough, Where do I begin?

Quisiera acotar una frase inteligente que describa lo que siento al escuchar esa canción… no puedo. La música es tan importante para mí que no podría permitirme explayar mis sentimientos sobre determinada canción cuando esta puede representar algo totalmente opuesto en otra persona; esa es la libertad que nos entrega el arte. Recomiendo la canción, si se animan denle una oportunidad y dejen que se exprese tan bien como pueda en ustedes.

Punto número dos: Luzuvlogs. Hace un par de años vi un video en Youtube con ideas interesantes que hoy defiendo fervientemente. También recomiendo el video. Sin embargo, hoy me enfoco solo en una pequeña parte de todo lo que él menciona: “Tened paciencia hagáis lo que hagáis. Las películas con sus pequeñas secuencias de treinta segundos en las que pasan meses y alguien consigue algo han hecho que tengamos esta idea de que las cosas se consiguen en tres días y que si en tres días no las has conseguido lo tienes que dejar porque va mal. Las cosas requieren muchísimo tiempo y muchísimo esfuerzo…”

Vamos. Creo que hasta este momento la respuesta que buscaba se resume en algo sencillo: caminar con paciencia. Y sí, esto puede sonar demasiado simple, tan simple que con el paso de los años lo hemos olvidado por completo. Rescato un texto encontrado en el diario El País: “Muchas personas viven aceleradas e instaladas en la prontomanía, en la necesidad de contestar a todo de forma inmediata como si no hubiera un mañana. Da la sensación de que la prisa da prestigio porque indica que está ocupado, muy ocupado, y eso se interpreta como que es un gran profesional. Falso. La velocidad también puede ser sinónimo de mala gestión del tiempo, de desconcentración, de olvidos y desequilibrio personal y profesional. Mucha gente no dejaría sus asuntos importantes en manos de alguien que no tiene cinco minutos para sonreír, para preguntar cómo estamos, para hablar de forma conversacional un momento y transmitir paz y sosiego. La persona que convive con la prisa lo hace también con el estrés y la ansiedad, no ­disfruta del momento porque está anticipando el futuro. Deja la vida pasar porque no observa lo que ocurre en el presente y no ­escucha lo que le dice la gente porque su cabeza piensa a 200 revoluciones.”

La prisa por acabar este texto se ha esfumado por completo, pero considero que son suficientes palabras por el día de hoy. Ahora tengo ganas de caminar y voy a hacerlo; quiero darme el gusto de respirar el momento. La vida pasa demasiado rápido si así decidimos que sea. Seamos conscientes de algo, el único camino seguro que tenemos todos es hacia la muerte, ¿por qué no vamos despacio hacia ella?

Queda en ustedes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s