Islas Galápagos: crónicas de aniquilación

“Produce una inmensa tristeza pensar que la naturaleza habla mientras el género humano no la escucha.”

Víctor Hugo

Días atrás, el diario británico The Guardian publicaba un documental titulado Plastic in paradise: the battle for the Galápagos Islands’ future. Son once minutos colmados de imágenes desgarradoras producto de la contaminación plástica. Todo aquel que tiene un ápice de conciencia por la naturaleza siente como su corazón se comprime cuando seres inocentes son víctimas de nuestro egoísmo. Al final del texto se encuentra el video; mírelo, tome conciencia. Si en su interior nada se remueve con esas imágenes, deberíamos hablar seriamente.

Cuando mis artículos están relacionados con algún video, acostumbro a realizar un pequeño resumen sobre el mismo. Hoy esa posibilidad está fuera de mis planes, esperando de todo corazón que se tomen el tiempo para observar con sus propios ojos el daño que están sufriendo unas islas declaradas Patrimonio Natural de la Humanidad. Tal vez esas últimas palabras suenen poca cosa y no reciban la misma atención que… no sé, ¿Game of Thrones?

Es verdad. Nos hemos obsesionado tanto con lo intrascendente que terminamos obviando lo importante. Cada año se gastan miles de millones de dólares para producir ese tipo de series. Mientras tanto, conseguir recursos para la conservación del planeta es una batalla diaria que han decidido librar unos pocos y que en sus intentos encuentran las peores frustraciones.

Hoy las letras no fluyen con facilidad; es complejo aceptar que poco a poco devastamos nuestro único hogar. La indiferencia nos está venciendo. Aunque parezca irreal, mis palabras son ciertas -y por eso las repito- cuando digo que este es el único lugar en el que podemos vivir nosotros y los que vendrán… y NO, me parece ridículo que se hable y se utilice dinero de forma excesiva para descubrir si las futuras generaciones conseguirán conquistar otros planetas una vez que este no soporte más nuestra desidia. Son heridas de muerte…

Las Galápagos. Regreso al tema principal, perdón por la distracción. ¿Qué son? Inexplicables si somos románticos. Pero hoy no es el día para eso. La importancia de las Islas en nuestra historia empieza a marcarse con una teoría que cambió la comprensión del mundo sobre nuestra evolución. Publicado por Charles Darwin en 1859, ‘El Origen de las Especies’, rompió varios paradigmas para decirnos, entre tantas cosas, que “las especies que sobreviven no son las más fuertes ni las más inteligentes, sino aquellas que se adaptan mejor al cambio”. Nosotros como especie, no somos ni fuertes y peor aún lo suficientemente inteligentes para aprender cómo adaptarnos. ¿Suena mal esto último? No lo sé, yo no demolería mi casa sabiendo que es el único lugar que tengo para vivir. Antes de continuar con mis puntos de vista un poco imprecisos, dejo algunos datos sobre las Islas:

  • Las Galápagos constituyen un archipiélago del Océano Pacífico y está conformado por 13 grandes islas volcánicas, 6 islas pequeñas y 107 rocas e islotes.  La formación de la primera isla habría tenido lugar hace de 5 millones de años como resultado de la actividad tectónica. Las islas más jóvenes son Isabela y Fernandina y están todavía en proceso de formación.
  • Las Galápagos fueron declaradas Parque Nacional en 1959.  En 1978 la UNESCO las declaró Patrimonio Natural de la Humanidad, y en 1985 Reserva de Biósfera.  En 1986 el mar que rodea a las islas Galápagos fue declarado reserva marina. En el 2001 la UNESCO adhiere a la declaratoria de Patrimonio Natural de la Humanidad, otros reconocimientos como: Santuario de Ballenas, Reserva de la Biósfera y Sitio RASMAR (para la protección de los humedales).
  • Las iguanas marinas de las Islas son la única especie reptil que se ha adaptado a la vida debajo del agua y son capaces de bucear 40 metros y aguantar la respiración 20 minutos.
  • Se han identificado 53 especies no nativas en el ecosistema marino de las Islas, lo cual afecta al estado de conservación natural del archipiélago.
  • Durante 2018 se recogieron aproximadamente 22 toneladas de basura plástica en superficie y áreas submarinas del perfil costanero de las islas: San Cristóbal, Santa Cruz, Floreana y Santiago.

Basta de datos. Estoy convencido que ustedes están interesados en ampliar los conocimientos y buscarán por cuenta propia. Aclaro que las Galápagos no solo tienen problemas con el plástico, existen otros igual de importantes que están afectando su conservación, sin embargo, eso quedará para otro día, o si puede, ya sabe… investigue.

Dije que no, pero aquí voy nuevamente. Como el tema del plástico es el principal motivo de mi indignación, también me dediqué a recoger unos datos sobre el mismo. Los comparto por si acaso, porque tal vez nos ayude a borrar la indiferencia de nuestra memoria:

  • El 40% del plástico que se consume en el mundo se emplea en la creación de botellas.
  • Cada año se usan cincuenta mil millones de bolsas plásticas en el mundo.
  • Se calcula que alrededor de ciento cincuenta mil toneladas de plástico son arrojadas al océano cada año. Del mismo modo, se ha estimado que un millón de animales mueren cada año a causa del plástico que está en mares y océanos.
  • El 90% del precio que se paga por el agua embotellada es lo que cuesta la botella, el agua apenas representa el 10% del valor total.
  • Se necesitan casi 91 millones de litros de petróleo para producir mil millones de botellas plásticas. Más del 4% de la producción de petróleo en el mundo se usa para la producción de plástico.
  • Desde su creación, se ha producido un volumen total de ocho mil trescientos millones de toneladas de plástico. De ese número, unos seis mil trescientos millones de toneladas ahora son residuos, y el 79% de ellos se encuentra en vertederos o en el entorno natural.
  • En 2016 se vendieron alrededor de cuatrocientos ochenta mil millones de botellas de plástico en todo el mundo, es decir, un millón de botellas por minuto. De estas, ciento diez mil millones fueron fabricados por el gigante de las bebidas Coca Cola.

Me detengo nuevamente, los datos se encuentran al alcance de la mano, vaya usted por otros y si su corazón lo considera justo, no tema en compartirlos.

Regresemos a las Galápagos. Si bien es cierto que el tema principal son las Islas, lo que ahí sucede, también ocurre en otros lugares del mundo. Insisto nuevamente con la poca importancia que le hemos dado a la conservación de nuestro planeta, creyendo que el mismo será eterno… tal vez lo sea, pero ninguna especie, incluidos nosotros, lograremos sobrevivir a este ritmo.

¿Qué hacer? Eso lo determina cada uno, el paso que debemos dar no puede ser impuesto porque aquello supondría un atentado contra nuestra “libertad de consumo”. Imaginen que eso les sucediera a otras especies. No sé, por ejemplo, una tortuga que muera por culpa del plástico que envolvía el six pack de cervezas consumido en la playa… terrible, ¿no?

Efectivamente. Mis palabras tienen la intención de crear un poco de conciencia e invitarnos a reflexionar sobre cómo estamos tratando a nuestro planeta, sobre qué está sucediendo en lugares encantados como las Islas Galápagos, pero, sobre todo, animarnos a cuestionar esas conductas que nos guían o han sido impuestas por gigantes invisibles y que están afectando a especies inocentes. Los demás seres vivos no cuentan con la supuesta capacidad de raciocinio que nos hemos atribuido, ellos no se toman nuestras casas, ni ponen en peligro nuestras vidas; si algo aún podemos aprender, es ser más como ellos y menos como nosotros.

P.S. Mientras escribía este artículo la Catedral de Notre Dame ardía en llamas. Una ola de indignación y tristeza recorría noticieros y redes sociales. Me gusta la arquitectura, disfruto la historia y también el compromiso de las personas ante este tipo de eventos. Ojalá en algún momento nos indignemos de igual forma por las ciento cincuenta especies de animales que se extinguen diariamente en la bien catalogada era de aniquilación biológica. Puede que… nos cause el mismo dolor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s