El tiempo no para

Días atrás, mi querida madre compartió un video en el grupo de WhatsApp de la familia. Hoy tenemos tanto acceso a la información que nos cuesta retener todo lo que llega a nosotros en absurdas dosis. Sin embargo, este era distinto, tan importante para mí que no pude evitar utilizarlo como tema de este texto. ¿De qué trata? Lo resumo.

Reúnen a varias parejas (familiares) y les preguntan cuántas veces se ven al año, narran sus circunstancias y en base a eso, calculan los días que se verán por el tiempo que les queda de vida. Hay un caso que no llega ni a los cinco días. ¿Se imaginan? Yo sí lo hago, y no miento que una lágrima cruza mi mejilla si pienso que durante el resto de mi vida solo tendré la oportunidad de ver a mis hermanos durante cinco días más. Parece difícil, pero piense en esas personas que tanto ama y que no comparte tiempo a su lado, ¿qué está sucediendo?

Voy a responder luego esa pregunta con un poco de información que encontré por ahí. Sin embargo, antes me permito explicar el título de este texto. Cuando pensé en escribirlo directamente vino a mi cabeza la letra de una canción que dice: “Por eso no hay que olvidarse, y a veces hay que parar, que de tanto galopar el polvo suele engañar y el caballo desbocarse… No te olvides del ayer”. Esa estrofa le pertenece a una agrupación argentina llamada Bersuit Vergarabat y la canción se llama “No te olvides”. ¿Qué tiene que ver eso con el título? Dos cosas, que la estrofa es espectacular y que la banda cuenta también con una canción titulada “El tiempo no para”. Lo siento, normalmente los caminos que elijo para llegar a una idea son bastante sinuosos, sea como sea, recomiendo ambas canciones… que va, escuche toda la discografía y obtenga sus propias conclusiones.

Continuando con la música, en base a ese par de canciones opté por escuchar unas más con la intención de adquirir otras ideas. Personalmente la música influye demasiado en mí, existen grandes palabras que deben ser transmitidas hasta de cierta forma, como un concepto literario. Joaquín Sabina fue invitado de honor a la feria del libro de Madrid, por algo debe ser, ¿no?

Enfoquémonos. Les comparto tan solo un par de estrofas más de una canción de Fito Páez, pero los animo a que vayan a escuchar tanta música como puedan, sana el alma, pinta sonrisas, otorga ideas, etc. “Cuando niño preguntaba si el río llegaría algún día al mar. Una voz que andaba por ahí me dijo: ‘tiempo al tiempo’. La verdad es que ya aprendí a esperar que se escriba sola la canción. Cada cosa en su justo lugar dale tiempo al tiempo (…) Cada día es una oportunidad de salir a la calle y enfrentar al viento. Los sueños a veces se hacen realidad, dale tiempo al tiempo.

Momento académico. Lo repito en cada texto, es importante para no emitir comentarios superfluos buscar un poco de información que contraste mis ideas, esto es lo que he encontrado el día de hoy. “El tiempo es tan inherente a los procesos que ocurren en la naturaleza que encontramos ritmicidad (periodicidad) a niveles tanto macroscópicos como microscópicos. Hay ritmos infradianos (equinoccios, años solares), circadianos (los periodos de día y noche, los ciclos en la división de las células), ultradianos (la frecuencia de las ondas electromagnéticas), entre otros, que denotan el pasar del tiempo en los fenómenos que nos rodean. El tiempo es una dimensión fundamental que influye nuestras percepciones y, en consecuencia, nos permite organizar nuestras acciones.”

“Según la teoría de la relatividad el tiempo no es lineal ni constante, sino que depende de la gravedad y la aceleración del objeto. Cuando dos objetos de similares características físicas son sometidos a diferentes fuerzas gravitacionales y poseen diferente aceleración, «perciben» el tiempo de forma distinta. Este fenómeno se conoce como dilatación del tiempo. Un ejemplo clásico para entenderlo es el ejemplo del astronauta. Tenemos dos hermanos mellizos, uno es un astronauta que se va al espacio y viaja lejos a un 95 % de la velocidad de la luz y el otro permanece en la cabina de control de la NASA.  Cuando el hermano del espacio vuelve ve a su hermano 32 años más viejo, mientras que él tan solo luce 10 años mayor. ¿Cómo es posible? ¿Cuál es el tiempo real? Pues bien, los dos tiempos son reales, solo que ambos cuerpos estaban sometidos a diferentes fuerzas de gravedad y poseían diferente aceleración. El hecho de que el hermano astronauta iba a tan altas velocidades, hizo que su reloj se «ralentizara», haciendo que el tiempo se perciba de diferente forma.”

Llevo un par de meses intentado comprender todo lo que esto significa, y en honor a la verdad, aun no lo logro, me siento superado. Sin embargo, porque siempre debe existir un sin embrago en mis textos… no dejo de intentar comprender, no solo por el gusto de aprender, sino por la importancia que intento darle al instante que estoy viviendo día tras día.

En mi casa, tuvimos la visita de un primo durante cerca de dos meses. El momento de la despedida fue desgarradoramente triste, parecía que tan solo había transcurrido un par de semanas y que el tiempo compartido no fue suficiente, he ahí la importancia de la percepción… En nuestro calendario transcurrieron dos meses de la manera en que comprendemos el tiempo. Y ese es el problema, ¿cómo realmente lo comprendemos?

Sí, acepté mi ignorancia al respecto como para explicarlo científicamente con mis propias palabras. Pero lo que he aprendido con el video, con la estadía de mi primo y con todos los años que tengo encima es que… no lo valoramos.

Cambié de tema. Acostumbro a hacerlo, escribo con sinceridad y sin orden, no pretendo ganar un Pulitzer con mis palabras así que me doy las libertades que me hacen feliz. Regreso al video y me pregunto con sinceridad, ¿Estoy aprovechando el tiempo? Porque definitivamente, no para, eso al menos creo que todos la tenemos clara. La respuesta como siempre, es un momento de análisis personal y no debe salir más allá de su corazón, con eso basta por el momento, con que delibere en su interior.

Me despido, nuevamente las palabras se extendieron más de lo que tenía previsto, pero agradezco a quien se dio el tiempo de leerme hasta el final, dedicar un par de minutos a examinar mis palabras es un regalo que valoro con intensa gratitud. Eso sí, una última reflexión.

Cuestione. ¿Qué estoy haciendo con mi tiempo? ¿Lo disfruto o no? ¿Abrazo lo suficiente a los míos? ¿Converso con mi esposa, juego con mis hijos? ¿A qué lugar se dirigen cada uno de mis minutos? Haga todas las preguntas que considere necesarias.

Seamos fatalistas, es algo que me sirve cada día. Si mañana es nuestro último día o el de las personas que consideramos importantes, ¿cómo vamos a estar?, ¿tristes o felices? Respóndalo con franqueza, mienta a quien quiera, pero no se mienta usted. Por último… y esto sí es verdad. El oro, el dinero, los viajes, la ropa, la fiesta, todo se puede comprar; el tiempo no, valore el suyo, valore el de los demás.

Gracias por su tiempo.

Tu tiempo es limitado, así que no lo malgastes viviendo la vida de otro… Vive tu propia vida. Todo lo demás es secundario”.

Steve Jobs

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s